viernes, 27 de noviembre de 2009

Las nanopartículas de zinc dan la cara frente a las células tumorales



Los científicos algunas veces recrean luchas desiguales del tipo David contra Goliat. Una de ellas se refleja en un artículo publicado en el último número de la revista Nano Research, en el cual pequeñas partículas de Zinc, cien mil veces más finas que un pelo humano, lograron dar en la cabeza de células cancerosas de cerebro, mama y próstata sin ningún daño colateral.

Las partículas en cuestión fueron diseñadas por un grupo de investigadores de la Universidad de Bar-Ilan en Israel liderados por Stella Ostrovsky. Con un tamaño de alrededor de 60 nanómetros, los compuestos nanotecnológicos, arremetieron contra las células tumorales cultivadas en laboratorios y activaron su destrucción. Según determinaron los científicos, el éxito alcanzado se generó como consecuencia de la liberación, a partir del Zinc, de moléculas conocidas como radicales libres.

Sólo las células malignas, como por ejemplo las observadas en algunos tipos de tumores cerebrales denominados glioblastomas, o las de tumores de mama o próstata, fueron eficazmente atacadas. Las células normales se mantuvieron indemnes. Esta selectividad, cuyo mecanismo no está del todo aclarado permitiría, según opinan los expertos, sortear los efectos tóxicos vinculados a la quimioterapia convencional.

El artículo de los científicos israelíes no es el primero que aporta evidencias sobre el empleo de nanotecnología en el combate de células cancerígenas. Gracias a su tamaño minúsculo y la fácil llegada a sitios de difícil acceso en donde se presentan dificultades terapéuticas, las partículas nanotecnológicas recorren las diferentes fases de investigación y emergen como valiosas herramientas futuras de tratamiento.

Imagen: Flickr

No hay comentarios:

Publicar un comentario