lunes, 9 de enero de 2012

La cápsula endoscópica versus la colonoscopía



Bitacora Suite.101: Artículos de otro espacio y tiempo para un mundo curvo y circular.

En algunos pasajes las investigaciones científicas en el campo de la medicina se parecen mucho a las justas olímpicas. Sin ir mas lejos, bien puede servir para ejemplificar dicha afirmación el duelo llevado a cabo recientemente entre la colonoscopía y la cápsula endoscópica con la finalidad de ostentar el cetro de ser considerada la técnica que mejor detecta lesiones en el colon. Conozca de antemano el resultado: gano la colonoscopía y mantuvo el patrón de oro.

En esta especie de competencia de salto de garrocha superadora de obstáculos, los jueces encargados de impartir las calificaciones fueron un grupo de científicos de distintas partes del mundo liderados por André Van Gossum del Hospital Universitario Erasmo, localizado en la ciudad de Bruselas. Publicaron sus veredictos en la revista médica New England Journal of Medicine en el mes de julio del 2009.

En 320 pacientes mayores de 18 años, con enfermedad en el colon diagnosticada por otros métodos como por ejemplo los estudios radiográficos, o en aquellas personas con signos o síntomas que llevaron a los médicos a pensar en enfermedad del intestino grueso, la cápsula endoscópica demostró una sensibilidad para detectar lesiones en solamente alrededor del 74% de los canceres colorréctales detectados por la colonoscopia.

Con respecto a otras lesiones, la perfomance de la cápsula endoscópica fue también inferior a la observada con la colonoscopía. La sensibilidad para detectar pólipos, es decir lesiones consideradas benignas pero que en algunos casos tienen potencialidad maligna, fue de aproximadamente el 72 % en comparación con el obtenido por medio de la colonoscopía.

Los tumores conocidos como adenomas avanzados del colon tienen más de 1 centímetro de diámetro y también en ciertas situaciones cambios al microscopio que sugieren potenciales chances de degenerar en malignidad. Dichas lesiones fueron detectadas por la cápsula solamente en un 85 % de los casos observados por la colonoscopía.

Los contrincantes llegaron con un palmarés notable

La colonoscopía es considerada en la actualidad, a fuerza de victorias en varios estudios, como el estándar para la detección temprana y diagnostico de enfermedades importantes del colon como por ejemplo el cáncer. Los médicos habitualmente aconsejan iniciar los controles a partir de los cincuenta años en los pacientes sin historia familiar de cáncer de colon y luego de los cuarenta años en caso de tener antecedentes de dicha enfermedad en la familia. Pero a pesar de ser un procedimiento seguro, con un porcentaje de complicaciones de alrededor del 0,5 % y que suele realizarse bajo sedación, su carácter invasivo genera en numerosos pacientes incumplimientos en las recomendaciones del personal sanitario.

La cápsula endoscópica se toma con un vaso de agua, carece de cables, tiene aproximadamente 11 x 31 milímetros y está provista de una potente cámara en miniatura y una fuente de luz. Con anterioridad había demostrado ser efectiva en la detección de diversos problemas tales como tumores o sitios de sangrados en el intestino delgado. Su principal ventaja estriba en ser un procedimiento más fácilmente tolerado mientras que su desventaja radica en que por el momento no se pueden obtener tejidos de las lesiones que luego gracias al análisis del patólogo le permitan poner un nombre y apellido a la enfermedad. La colonoscopía cumple con solvencia esa delicada tarea.

En los Juegos Olímpicos Antiguos, que se realizaron entre el 776 a. C. y el 393 d. C. en Grecia, una derrota significaba deshonra. En estos juegos modernos por el contrario implica siempre posibilidad de superación y revancha. “Las mejores tecnologías podrían aumentar la sensibilidad de la cápsula”, concluyó Van Gossum en sintonía con la última afirmación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario