jueves, 21 de junio de 2012

Gripe A en Argentina, o lo que el tiempo se llevó



Hace aproximadamente tres años las cosas eran más que diferentes en Argentina. Las bajas temperaturas como siempre ponían de moda algunas enfermedades estaciónales, los termómetros se fatigaban y los médicos llenaban sus agendas. Pero también corrían los cinco minutos de fama de la Gripe A.

El 28 de abril de 2009 se detectó, en un turista que venía de Norteamérica, el primer caso de esa pandemia en el país. La enfermedad no se dispersó en la comunidad hasta entrado Mayo de ese año. Los primeros afectados fueron niños en edad escolar, pero no se trataba de una gripe más que con solo un poco de reposo mejoraba. El 15 de junio de 2009 se detectó lamentablemente el primer caso fatal de esta patología.

Durante ese 2009 sumaron un total de 626 los decesos debido a este virus. En ningún otro país que intervino en la pandemia se registraron tan altas cifras en la mortalidad. Existieron casos confirmados en distintas provincias del territorio nacional: Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Río Negro, Tucumán y Entre Ríos. Todas se mantuvieron en vilo y agotaron en los negocios el alcohol en gel.

El 26 de junio de 2009 el Ministerio de Salud argentino formó una comisión nacional para el estudio, seguimiento y control de este fenómeno inusual. Hace unos meses dicho panel publicó un artículo en la revista científica  PLos one. Allí reflejaron las  características de 332 pacientes que fallecieron durante el pico de la pandemia, un periodo comprendido entre el 15 de junio y 31 de julio de 2009.

El 68% de los pacientes tenía menos de 50 años y la principal causa de muerte fue la falla respiratoria aguda. Casi 8 de cada diez de los citados pacientes tenían además otros problemas tales como obesidad o alguna enfermedad respiratoria crónica. Veinte casos fatales ocurrieron en embarazadas. Además solo el 13% de los pacientes fallecidos había recibido el antiviral oseltamivir durante las 48 horas posteriores el inicio de los síntomas. Para los autores, la disponibilidad del antiviral  evitó que las cosas fueran mucho peores.

El frío nuevamente ha llegado, los médicos llenan como siempre sus consultorios. Nadie recuerda ya eso de la Gripe A. Por suerte, ya no marca agenda.

2 comentarios:

  1. Quiero contactarme con vos.Quiero hablar sobre este tema.
    Te dejo mi mail mar281282@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar
  2. Ok, el mÍo es fernandofuentes01@gmail.com. Saludos.

    ResponderEliminar