jueves, 31 de octubre de 2013

Estatinas: ineficaces en Neumonía Asociada al Respirador


Un estudio en el cual un medicamento no demuestra tener ningún efecto también por el bien de la ciencia merece ser publicado. Así lo entienden los editores de la revista médica JAMA: esta vez fue el turno de las estatinas y la neumonía asociada al respirador.

Dicha enfermedad consiste en una infección en los pulmones adquirida en el ámbito hospitalario. Suele ser una complicación secundaria al a veces inevitable empleo  del respirador artificial en las Unidades de Terapia intensiva (UTI). Desencadenada generalmente por bacterias, constituye el 90%  de las neumonías diagnosticadas en UTI. Padecer una neumonía asociada al respirador implica para el paciente un peor pronóstico y una mayor estadía en áreas de cuidados críticos. Para el Sistema de Salud, significa considerables incrementos en los gastos asociados al diagnóstico y tratamiento de los pacientes.

Medidas simples tales como el lavado frecuente de manos del personal sanitario y los familiares visitantes en UTI,  o la elevación de la cabecera de la cama de los pacientes durante el periodo en el que están conectados a un respirador,  han demostrado ser útiles a la hora de prevenir esta enfermedad. La correcta identificación del germen responsable y un tratamiento antibiótico oportuno y adecuado mejoran las perspectivas.

Por su parte las estatinas desde hace unos años emergen con gran popularidad. Son fármacos diseñados para mantener el colesterol en sangre dentro de límites normales. Según numerosos estudios contribuyen a una reducción en la presencia de enfermedades cardíacas o de los vasos sanguíneos tales como infartos o accidentes cerebrovasculares.

Algunas propiedades antiinflamatorias de estos medicamentos han sido invocadas con la finalidad de ampliar el número de enfermedades en las que podría ser útil. Estudios previos en animales de laboratorio auguraban que la adición de estatinas -a la terapia con antibióticos- podría ser eficaz en el tratamiento de infecciones severas como la Neumonía Asociada al Respirador. Pero Laurent  Paparían, científico  francés de la Universidad de Aix-Marsella, por medio de un nuevo estudio les regalo un no.

Papazían y sus colaboradores  demostraron que el uso de simvastatina, un fármaco de la familia de las estatinas, no genera ningún beneficio adicional cuando es empleado con antibióticos. Ocurrió en cerca de 300 pacientes ingresados,  en 26 unidades de cuidados críticos en Francia, durante el periodo comprendido entre 2010 y 2013. Los científicos no registraron diferencias en la mortalidad por neumonía asociada al respirador entre aquellos grupos que recibieron además de antibióticos simvastatina o el inocuo placebo.  “Los hallazgos de nuestro estudio no justifican el empleo de simvastatina”, manifestó Papazian en las conclusiones de su estudio.

Paul Ndebele, del Consejo de Investigación Médica de Zimbawe, también en JAMA recientemente publicó  una editorial. Fue en conmemoración de los cincuenta años de la Declaración de Helsinski, uno de los más importantes documentos que aborda la ética de la investigación con seres humanos. En la versión 2013, el escrito da cuenta de la necesidad de la diseminación  y el acceso irrestricto a toda información surgida de la investigación médica. También de la saludable publicación de estudios con hallazgos positivos, negativos o incluso inconcluyentes. “La ciencia mejora a través de éxitos y fracasos”, afirmo Ndebele en su editorial.

Las estatinas figuran siempre en los primeros puestos de los fármacos  más prescriptos por los médicos en todo el planeta.  Al menos en neumonía asociada al respirador,  Papazian y JAMA esta vez dijeron no.  Y aunque no lo parezca, para la ciencia también es una buena noticia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario