martes, 15 de octubre de 2013

Un “No va más” para el tabaco en los bingos y casinos bonaerenses


Algunos bingos y casinos de la provincia de Buenos Aires están dispuestos a poner en juego todo. Pero no solo se trata ya del dinero de sus visitantes, también apuestan fuerte contra la salud de la población. Según la Fundación Interamericana del Corazón (FIC) han creado recintos en su interior a los que llaman “Clubes de Fumadores”: allí el humo del tabaco no da ningún bonus, solo trae consigo ruina y decepción.

El artilugio de los “Clubes de Fumadores” es una vieja estrategia de la que habitualmente se nutre la industria tabacalera, temerosa de una reducción en las ganancias con la creciente instauración de los saludables espacios 100% libres de humo de tabaco. Con los bingos ha ocurrido lo mismo. Algunos trabajos científicos determinaron que 4 de cada 10 apostadores fuma. Alarmados por posibles pérdidas económicas, los empresarios del azar han decidido entonces tomar prestada la idea de las tabacaleras.

Trabajo insalubre

 Los “Clubes de Fumadores” implementados correctamente no escapan a la legalidad. Por el contrario, están contemplados por la vigente Ley Nacional de Control de Tabaco. En el Artículo 4 inciso K se refiere a ellos como: una organización sin fines de lucro habilitada para funcionar como tal, con un espacio destinado exclusivamente a socios y no al público en general. Deben contar con un acceso externo y en su interior no pueden desempeñarse empleados, ni ofrecer ningún tipo de producto o servicio distinto al consumo de tabaco.

Según ALIAR, una coalición destinada a proteger a la población del nocivo efecto del humo de tabaco, nada de eso ocurre en 16 bingos y casinos bonaerenses relevados. En estos establecimientos, a diferencia de bares y restaurantes en donde se cumple la normativa de manera óptima, se fuma en espacios cerrados.

Van a contramano de numerosos expertos, que califican como vital la implementación de áreas libres de humo de tabaco a la hora de proteger la salud. El tabaquismo es la primera causa de muerte evitable en Argentina y los efectos del humo trascienden al fumador para comprometer también la salud de los que lo rodean y no fuman. Un trabajador de un bingo expuesto al humo de tabaco ajeno, a diferencia de un mozo de un bar, tiene en la actualidad un incremento en el riesgo de padecer cáncer de pulmón y enfermedades cardiacas.

Han cantado bingo, pero en esta jugada ni los apostadores, ni los empleados han ganado. Experiencias en otros países, como por ejemplo en los Estados Unidos, han dado cuenta que la puesta en marcha de áreas libres de humo en casinos no se han visto acompañadas de reducciones en los ingresos económicos para las empresas involucradas.

La FIC no quiere dejar nada librado a la buena fortuna. Por medio una campaña desde hace unas semanas busca cosechar firmas y un no va más para los pseudoclubes de fumadores. Podés sumarte, para que en los bingos se grite a coro que “saltó la banca”. El premio mayor esta vez es la salud pública.

Link a la campaña: FIC Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario